Prevé el crecimiento de la miopía, detectándola en edades tempranas

Con un diagnóstico y tratamiento adecuado desde bien pequeños, podemos hacer que el ojo crezca más lentamente y evitar patologías oculares graves en el futuro.

¿Has oído hablar del “tsunami” de la miopía?

La situación es alarmante. La comunidad científica estima que en los próximos 30 años, 1 de cada 2 niños será miope en Europa.

Y es que el aumento del uso de pantallas, la disminución del tiempo al aire libre y una calidad de sueño inadecuada afectan de forma grave a tu salud visual y la de tus hijos.

Según datos de la OMS, los niños y niñas entre 4 y 16 años son los más afectados.  Además, los problemas visuales no diagnosticados esconden el 30% de los casos de fracaso escolar.

Pero calma, por suerte, la tecnología y la ciencia avanzan a pasos de gigante y existe la forma de prevenir y retrasar la aparición de la miopía.

Antes de mostrarte la solución, déjanos contarte que la miopía aparece debido al estiramiento de los tejidos del ojo, que se alargan, sobre todo entre los 4 y 16 años.

Esto provoca que tengamos visión borrosa de los objetos que están lejos. Nos cuesta enfocarlos y apreciarlos con claridad.

Sin embargo, la buena noticia es que su progresión se puede ralentizar para prevenir otros problemas oculares más graves como el glaucoma y las cataratas.

En Opticalia Torredonjimeno, somos especialistas en el control de miopía. Contamos con la tecnología más puntera y un protocolo de detección precoz y tratamiento que frena de manera paulatina el crecimiento del ojo y, por tanto, la aparición de la miopía.

Está en tus manos cuidar de la salud ocular de tus hijos.

Porque… si sus ojos están sanos, ¿por qué no hacer todo lo posible por mantenerlos así siempre?

Controla la miopía, evita molestias oculares futuras y el mal rendimiento académico de los pequeños de la casa.

TIPOS DE TRATAMIENTOS CON LOS QUE CONTROLAMOS LA MIOPÍA

Para corregirla y ralentizar su progresión:

Lentes oftálmicas MiYOSMART de última generación

Lentes diseñadas especialmente para niños y adaptadas a su estilo de vida.

 Gracias a su tecnología DIMS, estas lentes corrigen el defecto refractivo por toda la superficie de la lente y ralentizan la progresión de la miopía.

Están fabricadas con un material resistente a impactos y protección a los rayos ultravioleta.

Lentes de contacto blandas de uso diario MISIGHT, ESENCIA O MYLO

Lentes desechables diarias, con diseño de doble foco y una de las más populares para controlar la miopía en niños y adolescentes.

Estas lentillas son fáciles de usar porque no necesitan limpieza ni desinfección, además, ofrecen una baja deshidratación a lo largo del tiempo.

Te aconsejaremos la más adecuada para tus hijos.

Lentes de contacto rígidas ORTO-K para corregir la miopía mientras duermes

Lentillas que se utilizan durante la noche y se retiran por la mañana.

Durante el sueño, el ojo se moldea y se adapta a la forma de la lentilla, por lo que el niño disfruta del día, con buena visión, y sin tener que usar gafas ni lentes de contacto.

Eficaz hasta con pacientes de 7 dioptrías de miopía.

Una revisión visual desde los 6 años ayuda a prevenir, detectar y tratar los problemas de visión

DESCUBRE EN QUÉ CONSISTE NUESTRA REVISIÓN VISUAL COMPLETA:

El primer paso es realizar una pequeña entrevista para conocer al paciente y saber más sobre la rutina, hábitos, estilo de vida, edad o antecedentes familiares con problemas oculares.

A partir de aquí, con toda la información que obtengamos, te haremos las pruebas necesarias como:

Autorrefractrómetro para calcular la capacidad de enfoque y la graduación de tus ojos de manera aproximada.

Retinoscopia para conocer la graduación de tus ojos.

Agudeza visual para descubrir el tamaño mínimo de letra que puedes leer.

Prueba de pupilas para revelar el estado de tu retina, nervio óptico y detectar posibles afecciones oculares.

Cover test para valorar de cerca y de lejos el alineamiento de tus ojos.

Motilidad ocular para explorar la movilidad de tus ojos

Refracción subjetiva para valorar si sufres alteraciones como la miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia a través de diferentes lentes hasta que alcances una visión óptima en los dos ojos.

Tonometría para medir la presión intraocular y detectar enfermedades como el glaucoma, un grupo de enfermedades que causan pérdida de visión y ceguera.

Topografía corneal para adaptar lentes de contacto especiales o valorar el estado de la córnea tras una cirugía refractiva.

Aunque no haya síntomas, es más importante que nunca controlar la miopía desde edades tempranas.

¡No dejes que la culpa te invada por no realizar una revisión a tiempo!