LENTES Y TRATAMIENTOS

LENTES MONOFOCALES

Las lentes monofocales o cristales monofocales, tienen la misma graduación en toda la superficie. Con ellas podemos corregir cualquier error refractivo o ametropía como miopía (lentes de visión lejana), hipermetropía (lentes para visión cercana), astigmatismo o presbicia (lentes para vista cansada). Tomemos el ejemplo de una persona con miopía, tendrá una lente monofocal que corrija su visión de lejos, si con la edad le apareciera algún problema para ver de cerca como la presbicia o vista cansada, ya no le convendría utilizar una lente monofocal puesto que necesitaría unas gafas para cerca y otras para lejos y no es práctico.

LENTES PROGRESIVOS

Los cristales progresivos, son lo opuesto a los monofocales ya que combinan diferentes graduaciones a lo largo de la lente, que se adaptan de forma progresiva a la forma de ver del usuario. De este modo en la parte inferior de la lente tiene una graduación adaptada para ver de cerca, la zona central para distancias intermedias y la parte superior de la lente progresiva servirá para ver de lejos. De este modo podemos corregir problemas visuales combinados como la presbicia con la miopía. Según la tecnología de tallado de la lente y la toma de parámetros personales de cada paciente, existen lentes progresivas totalmente adaptadas a cada usuario, se trata de los progresivos personalizados.

LENTES OCUPACIONALES

Estan pensadas para las personas que requieren una visión nítida y con mucho campo en entornos de trabajo cerca e intermedio. Son lentes que se adaptan y personalizan perfectamente para cada entorno de trabajo y para cada usuario, priorizando todo aquello que la persona necesita.

LENTES PARA CONDUCIR

A la hora de conducir, nos encontramos con diferentes escenarios en los que la visibilidad y la falta de comodidad visual puede suponer un problema para la conducción y por tanto, puede poner en riesgo la seguridad. Nos referimos a: – Conducción nocturna o en situaciones de baja luminosidad. – Cansancio ocular debido a la necesidad de enfocar constantemente a diferentes distancias y a gran velocidad. Para ambos casos, disponemos soluciones especificas que te ayudarán a conducir de manera más relajada y segura.

FILTROS TERAPEÚTICOS

Se trata de unas lentes con filtros especiales, también conocidos como filtros terapéuticos que mejoran el contraste y potencian el resto visual de las personas con patologías visuales como pueden ser: retinosis pigmentaria, glaucoma, enfermedades de la mácula, etc. El paciente con estas lentes, además de conseguir mayor agudeza visual, obtiene una protección a la exposición solar, evitando el avance de su patología ocular.

LENTES CON PROTECCIÓN AZUL

La luz azul es la luz visible a los ojos que más energía proyecta. Está presente en la naturaleza, por ejemplo en el sol, pero también se encuentra en todos los dispositivos electrónicos que utilizamos a diario: ordenador, tablets, móviles y libros digitales. En si, la luz azul no es peligrosa ni dañina, pero la exposición continuada a este tipo de luz puede causar el denominado Síndrome Visual Informático (SVI) que provoca ojos rojos, cansancio ocular, sequedad ocular y la disminución de frecuencia del parpadeo y en algunos casos también puede provocar insomnio. Las lentes con tratamiento de luz azul están recomendadas para personas que pasan mucho tiempo con dispositivos digitales, aunque no necesites gafas, puedes utilizar lentes que te protejan de la luz azul. Con este tipo de tratamiento conseguirás reducir el deslumbramiento, mejorar el contraste y la lectura y acabarás la jornada con los ojos menos cansados.

LENTES FOTOCROMÁTICAS

Los cristales fotocromáticos tienen la capacidad de adaptarse a la luz de cada situación, son sensibles a los rayos ultravioleta, por lo tanto, se oscurecen o se aclaran según la incidencia que reciban de dichos rayos. De este modo, si estás en un espacio cerrado o con luz artificial, tus gafas tendrán los cristales “blancos”, si sales a la calle se oscurecerán y no necesitarás cambiar tus gafas por unas de sol.Este tipo de lentes están indicadas para personas que utilicen gafas habitualmente, para no tener que estar cambiando continuamente de gafas; deportistas que practiquen ciclismo, running,… ya que se adaptan a las condiciones externas rápidamente (días más nublados, pasar por un túnel, etc); personas que necesiten gafas y trabajen en el exterior; personas mayores, ya que su capacidad de adaptación a los cambios bruscos de luminosidad es más lenta y, por último, personas que presenten patologías como degeneración macular o cataratas.No están aconsejadas para conducir, ya que los cristales de los coches filtran los rayos ultravioletas y por lo tanto las lentes no reaccionan y no se oscurecen. Tampoco son apropiadas para situaciones de una luminosidad extrema, como en la nieve, porque estas lentes no llegan a la protección 4, nivel necesario para este tipo de circunstancias.

LENTES CON TRATAMIENTO ANTIVAHO

Las lentes antivaho están especialmente indicadas para personas que practican deportes como el pádel o trabajan con mascarilla, véase el ejemplo de cirujanos o dentistas, también es muy útil en lugares con temperaturas muy bajas, ya que es fácil que los cambios de temperatura hagan que nuestras gafas se empañen. Si el vaho en tus gafas supone un problema para ti, puedes solicitar las lentes especiales antivaho. Van acompañadas de un líquido específico que habrá que aplicar una vez por semana para que se mantenga la propiedad antivaho.