Que veas el mundo tal y como es, es nuestra mayor preocupación. Por este motivo ponemos todos los medios a nuestro alcance a nivel profesional y tecnológico para llevar a cabo una de las revisiones visuales más completas y avanzadas.

     Si te preocupa tu vista a medio y largo plazo, es importante realizar una revisión anual ya que la detección precoz es fundamental para prevenir y corregir posibles problemas oculares.

     Lo primero que haremos cuando vengas a OPTICALIA  TORREDONJIMENO es conocer un poco tu entorno realizando:

Anamnesis e historia
Preguntamos sobre los aspectos básicos de tus necesidades visuales: estudiaremos tu tipo de trabajo, rutina, estilo de vida y edad. Necesitamos conocerte un poquito mejor para evaluar tus necesidades. También estudiaremos tus antecedentes personales y familiares. Queremos saber cuál es el motivo de tu visita, si has utilizado alguna ayuda óptica con anterioridad, si tomas algún medicamento que pueda afectar a tu visión…

A continuación, llevaremos a cabo las diferentes pruebas que conforman el examen visual que nos darán toda la información que necesitamos sobre el estado de tu salud visual y dependiendo de tus necesidades, procederemos a realizar una u otra prueba de todas las que disponemos a nuestro alcance:

Autorefractómetro

Sirve para medir tu graduación así como la forma de tu córnea. Los valores que obtenemos con el autorefractómetro son orientativos y hay que afinarlos con una refracción subjetiva.

Retinoscopía

Sirve para saber tu graduación exacta aportando una medida objetiva. Proyecta luz en el ojo que vuelve en forma de luces y sombras, el óptico-optometrista va colocando diferentes lentes hasta que las sombras se neutralizan. Con esta prueba obtenemos una graduación que no será definitiva, ya que también tendremos que valorarla de manera subjetiva.

Agudeza visual

Con esta prueba medimos el tamaño mínimo de letra que eres capaz de leer, primero sin ninguna corrección y después con ayuda de lentes en caso de que sea necesario.

Refracción subjetiva

Partiendo de los datos que hemos tomado, probaremos diferentes lentes hasta conseguir una visión óptima y equilibrada de los dos ojos, tanto en visión monocular como binocular.

Cover test

Con esta prueba valoramos el correcto alineamiento de los ojos, tanto de lejos como de cerca. Un desajuste en este alineamiento puede provocar molestias oculares tales como dolores de cabeza o cansancio. Realizaremos los dos tipos de cover test: alternante y unilateral. Con el alternante buscamos detectar la foria, un tipo de desviación que no se manifiesta salvo si se somete a los ojos a un estímulo visual. Con el unilateral el objetivo es detectar la tropia (estrabismo), que es un tipo de desviación manifiesta que impide la fusión de las imágenes.

Motilidad ocular

Exploramos los movimientos de tus ojos buscando que sean suaves, extensos y precisos.

Prueba de pupilas

Con esta prueba buscamos posibles anormalidades en la reacción de las pupilas. Se realiza iluminando cada ojo con una linterna.

Tonometría

Mide la presión intraocular. Es una prueba fundamental ya que la presión intraocular puede ser un síntoma de enfermedades como el glaucoma.

Topografía corneal

Mediante esta prueba realizamos un mapa de la superficie de la córnea. Es una prueba necesaria para adaptar las lentes de contacto especiales como las de ortoqueratología o para el control de patologías como el queratocono. También la utilizamos para valorar el estado de la córnea tras una cirugía refactiva.