La relación entre las hormonas y la visión es una danza fascinante que todas las mujeres experimentamos en diferentes etapas de nuestra vida. Desde la maravilla del embarazo hasta los cambios de la menopausia, nuestros ojos son testigos de un ballet hormonal que merece ser entendido. Como mujeres optometristas, estamos aquí para guiarte a través de este viaje único.

¿Cómo afecta el embarazo a nuestra visión?

Durante el embarazo, el cuerpo de una mujer es una sinfonía hormonal. ¿Cómo afecta esto a nuestros ojos? Las fluctuaciones hormonales pueden influir en la visión. Muchas experimentan cambios en la graduación y sequedad ocular. Pero tranquila, es temporal.

Nuestro consejo: mantente hidratada y, si notas cambios significativos, ¡una visita al optometrista es clave!

¿Sabías que el ciclo menstrual también puede afectar a nuestra visión?

Mes a mes, nuestro ciclo menstrual trae consigo cambios hormonales. Estos pueden afectar la visión, desde sensibilidad a la luz, migrañas visuales y hasta alteraciones en la percepción. Para muchas, es un momento en que nuestros ojos necesitan un poco más de atención.

Para aliviar estos síntomas, sobre todo si sufres de migrañas, te recomendamos:

  • Realizar ejercicios de relajación para controlar el estrés.
  • Aplicar frío en la cabeza y el cuello.
  • Reducir las horas de pantallas y usar siempre gafas de sol en exteriores.
  • Mantenerte muy hidratada.
  • Intentar llevar una dieta equilibrada.

¿Qué desafíos visuales conlleva la menopausia?

La menopausia inaugura una nueva etapa: fluctuaciones hormonales, sofocos, irritabilidad, cambios en la visión y un sinfín de cosas más que ¡por un momento nos hacen sentir que hemos perdido el control sobre nuestro cuerpo!

Uno de los problemas principales es la disminución en la producción de lágrimas, lo que puede resultar en sequedad ocular. Además los cambios en la percepción del color y una mayor sensibilidad a la luz son comunes. Estos síntomas pueden afectar la calidad de vida diaria.

Para combatir la sequedad ocular, recomendamos lágrimas artificiales para mantener los ojos hidratados. Y para la sensibilidad a la luz, usa siempre gafas de sol con protección UV y ajusta la iluminación en el hogar y en el trabajo para que las tareas diarias sean más cómodas.

Como optometristas y mujeres, entendemos los altibajos hormonales y cómo afectan a nuestra visión. Este artículo es una carta abierta a todas las mujeres que quieren comprender mejor su salud ocular. La clave está en la conciencia y el cuidado regular.

Recuerda, tomar medidas proactivas para mantener una visión saludable y la atención temprana a estos problemas puede marcar la diferencia en tu calidad de vida visual.

Cuidar de tus ojos es una forma de cuidar de ti misma en cada fase de este hermoso viaje como mujer.